archivo

Dichos

cuando te conocí/mi corazón tenía más hambre que piojo de peluca/

los piojos de peluca son así/

capaces de morirse de hambre en la mitad de la belleza que no les da de comer/

pero ellos/embellecidos por tanta belleza/

 

se empiezan a sentir otro animal/un jilguerito/tal vez/

que vuela y canta alrededor del día/

un canario más amarillo que el sol/más ardiente/

un ruiseñor más hondo que la noche en que te conocí

 

y conocí los dos trabajos del pajarito atrapado/

que son desatarse y atarse/

herir la vida con amor y padecer la herida/

estar purísimo de amor callado y hacer que su silencio le reviente los tímpanos al mundo/

 

yerbas de amor cubren al jilguerito/

pero eso no quiere decir nada/

no quiere decir que el canario comerá/

que el ruiseñor no va a morirse de hambre/

 

estoy hablando de cuando vi tu alma/

y la alegría entró en mi como un desconocido/

y mi alma agradecida tuvo extraños primores/

y te amé duplicadamente/te ame por vos y por mí/

 

para este fin de amor fuimos nacidos/

para esta desnudez/

nuestro amor es más raro que un elefante francés/

una vez pasó un elefante francés por el barrio/

 

le sonreía a todo el mundo y decía “bonyur”/”bonyur”/

pero ninguno le creía

dónde se vio un elefante francés sonreír a todo el mundo/

solamente los chicos se animaban a tocarlo/

 

le tiraban de la cola para volverlo azul/

a cada tirón el elefante le salía un pajarito/

un canario o ruiseñor que se ponía a hablar de tu candor/

un jilguerito muerto de hambre con los ojos llenos de tinta y de papel/

 

a mí me gusta la palabra necesidad en italiano/

necesidad en italiano se dice “bi/sogno”/

o se te bi/sueño/mujer que necesito

dos veces/y otras más/

 

este amor es mas difícil que cagar en un frasquito/

te amo con todas mis fuerzas sin comprender la verdad/

voy de la furia a la dulzura de la dulzura a la pena/

con cataratas en el ojo del alma/

 

Juan Gelman

Roma, 1980-82

Anuncios