archivo

Conocimiento

Ustedes
los que afirman que existe
solamente
lo que dicen conocer.
Ustedes
todos ustedes
no saben lo complicados que son
para simplificar la vida.

 

Anuncios

¿Qué es un caracol? Un caracol es: / que uno pondere / con los
bolsillos llenos de bramante cadenas de latón / picaportes gramófonos / etc.
/ Un caracol es que uno sea: / amando lo escurridizo / y durmiendo en las
piedras. Es: / que uno conozca el suelo por haber visto una babosa / en la
pared / y por seguirla una día entero arrastrando / en la piedra / su colita
húmeda / y meada. / Otra de caracol: / es dentro de casa consumir libros
cuadernos y / quedarse quieto ante una cosa / hasta serla. / Sería: / un
hombre después de atravesado por vientos y ríos turbios / reposa en la arena
para llorar su vacío. / Sería también: / comprender el andar liso de las
lombrices bajo tierra / y escuchar como los grillos / por las piernas. /
¡Las personas que conocen el suelo con la boca, una forma de buscarse, se
mueven como caracoles! / El caracol por fin: /tiene madre de agua / abuela
de fuego / y el pájaro en él se ensuciará. / ¡Arrastrará una fiera hasta su
cuarto / usará sombreros de tacón alto / y ha de ser estiércol a sus
expensas!

 

Manoel de Barros

Äjte’ te’ dzundy
mokaya’
mojk’jäyä
Kedgä’kätpatzi jojmorambä äj’ nwirun’jindam
ngobigbatzi äj’ dzokoyjin tumdumäbä tämbu
jindire’ suñ’gomujsibätzi yä’ Nasakobajk
Nä’ tzambatzi te’ kotzojk’ komi
ojnayajpatzi jach’tanä’ram
Dzemiajpatzi te’ joyjoyeram’
äj’ ore’ maka yayi’angas
mumu’is yajk mujsä juche nkätu äj’ iri yä’ Nasakobajkäjsi

———-

Soy el sembrador
protector de esta tierra
la flor del maíz
Observo con mis ojos antiguos
elijo con el corazón cada semilla
no es en balde mi conocimiento del mundo
Converso con el dueño del cerro
riño con las plantas malignas
Soy el provocador de los seres invisibles
mi voz se escucha hasta los confines de las montañas
porque nadie podrá negra mi paso por el universo

 

Mikeas Sánchez, en Mojk´jäyä / Mokaya, Editorial Pluralia

-¿Puede saberse quién eres tú?- preguntó la Oruga. (…) Alicia contestó, algo intimidada:
– La verdad, señora, es que en estos momentos no estoy muy segura de quién soy. El caso es que sé muy bien quién era esta mañana, cuando me levanté, pero desde entonces he debido sufrir varias transformaciones.
– ¿Qué es lo que tratas de decirme?-dijo la Oruga con toda severidad-. ¡Explícate, por favor!
-¡Ésa es justamente la cuestión! – exclamó Alicia-. No me puedo explicar a mí misma porque yo no soy yo, ¿se da usted cuenta?
– Pues no, no me doy cuenta – dijo la Oruga.
– Siento no poder explicárselo a usted con mayor claridad- dijo Alicia en un tono muy cortés- porque, para empezar, ni yo misma lo entiendo… ¡Comprenderá usted que cambiar tantas veces de tamaño en un solo día no es fácil de entender!
– Sí es fácil, le replicó la Oruga.
– Bueno, lo que ocurre es que usted todavía no ha pasado por ello- dijo Alicia-, pero llegará el día en que se convertirá en crisálida y después en mariposa, y entonces ¡ya veremos lo que siente usted!
-¿Y qué iba a sentir? ¡Pues nada!
– Está bien -concedió Alicia- Es posible que sus sentimientos y los míos sean muy distintos, pero puedo decirle que yo en su lugar me sentiría muy rara.
– ¡Tú! -exclamó con desdén la Oruga- ¿Y quién eres tú, si se puede saber?