archivo

Erotismo

La adolescente

Como un carro bien enganchado tienes las rodillas lisas, el talle fino; el busto hacia atrás como el cochero del cab.
Te transportas, te conduces; tu espíritu no está para nada separado de tu cuerpo.
¿Por qué te detuviste de repente?
Las dos ampollas de un reloj de arena poco a poco se comprenden.

Se goza en el escote de las mujeres de la redondez y de la firmeza de un fruto; más abajo, del sabor y de lo jugoso del mismo.

1925

Francis Ponge Montpellier, 1899 – Le Bar-sur-Loup, 1988
de Pièces (1961)
versión de Jorge Fondebrider

 

L’adolescente
Comme une voiture bien attelée, tu as les genoux polis, la taille fine; le buste en arrière comme le cocher du cab.
Tu te transportes, tu te diriges; ton esprit n’est pas du tout séparé de ton corps.
Porquoi soudain t’es-tu arrêtée?
—Les deux ampoules d’un sablier peu à peu se comprennent.

On jouit à la gorge des femmes de la rondeur et fermeté d’un fruit; plus bas, de la saveur et jutosité du même.

Anuncios

Cartel

Mujer: ama al obrero, el de las manos;
ámale en su simpleza, sin rubor;
ámale con todo tu amor.
Con él tendrás hijos sanos.

Ama al herrero de potente brazo,
capaz de matar de un mazazo
al que ofenda tu honor.
¡Ama!
Ama al buen labrador,
fiel como un can
debajo de la cama;
ámale, que es el señor del pan.
Ama a su segundo, el panadero,
por la misma razón.
Ámale con todo tu corazón.
Ama al carpintero
que hace su propia mesa,
simple, pero sin masilla.
(La mesa,
la cuna,
la silla. . .)
Ama al guadañero
buscador de la luna
en la verde gramilla.
Ama al minero
respetado en su facha,
y al leñador,
por el rayo de su hacha.
Ámales en su malhumor.
Ámales con todo tu amor.
Ama al pocero
que con tesón de armadillo
se hunde hasta el barro amarillo
para darle un espejo al lucero.
Ámale en su aparente locura.
Ámale, por el agua pura.
Ama al fogonero
de la saliva amarga.
Ama al marinero
de los barcos de carga.
Ama al ladrillero
que hace ladrillos para todo el mundo.
Ama al albañil rubicundo
que, como buen jilguero,
le pone un gajo a su palo mayor,
para cantar mejor.
Ama al hojalatero
que es el encargado
de bajar a la lluvia del tejado
con suavidad de caballero.
Ama al jardinero
bien hablado
(milagro de la flor).
Ama al pescador dicharachero.
Ama al pintor pintarrajeado.
¡Mujer, ama al obrero!

 

 

En El Pan nuestro.

Cuando te acuerdes de mi cuerpo
y no puedas dormir
y te levantes medio desnuda
y camines a tientas por tus habitaciones
borracha de estupor y de rabia

en algún lugar de la Tierra
yo andaré insomne por algún pasillo
careciendo de ti toda la noche
oyéndote ulular muy lejos y escribiendo
estos versos degenerados.

 

R.I.P. Félix Grande

Prête aux baisers résurrecteurs
Paul Eluard (1895-1952)

Pauvre je ne peux pas vivre dans l’ignorance
Il me faut voir entendre et abuser
T’entendre nue et te voir nue
Pour abuser de tes caresses

Par bonheur ou par malheur
Je connais ton secret pas cœur
Toutes les portes de ton empire
Celle des yeux celle des mains
Des seins et de ta bouche où chaque langue fond
ET la porte du temps ouverte entre tes jambes
La fleur des nuits d’été aux lèvres de la foudre
Au seuil du paysage où la fleur rit et pleure
Tout en gardant cette pâleur de perle morte
Tout en donnant ton cœur tout en ouvrant tes jambes

Tu es comme la mer tu berces les étoiles
Tu es le champ d’amour tu lies et tu sépares
Les amants et les fous
Tu es la faim le pain la soif l’ivresse haute

Et le dernier mariage entre rêve et vertu.

————
Preparado para los besos resucitadores

Pobre de mí no puedo vivir en la ignorancia
Me hace falta ver escuchar y abusar
Escucharte desnuda verte desnuda
Para abusar de tus caricias

Por suerte o por desgracia
Conozco tu secreto de memoria
Todas las puertas de tu imperio
La de los ojos la de las manos
De los senos y de tu boca donde toda lengua se funde

Y la puerta del tiempo abierta entre tus piernas
La flor de las noches de verano en los labios del rayo
En el umbral del paisaje donde la flor ríe y flora
A la vez que guarda esa palidez de perla muerta
Dando tu corazón abriendo tus piernas

Eres como el mar acunas las estrellas
Eres campo de amor unes y separas
Los amantes y los locos
Eres el hombre el pan la sed la alta ebriedad

Y el matrimonio último entre sueño y virtud.
Libellés : Paul Eluard