archivo

Viaje

Fátima, la hilandera y la tienda

Una vez, en una ciudad del lejano Occidente, vivía una joven llamada Fátima. Era la hija de un próspero hilandero. Un día, su padre le dijo:

– Ven, hija: haremos una travesía, pues tengo negocios que hacer en las islas del mar Mediterráneo. Tal vez tú encuentres a un joven atractivo, de buena posición, que podrías tomar por esposo.

Se pusieron en camino y viajaron de isla en isla, el padre haciendo sus negocios mientras Fátima soñaba con el esposo que pronto podría ser suyo. Pero un día, cuando estaban en camino a Creta, se levantó una tormenta y el barco naufragó.

Fátima, semiconsciente, fue arrojada a una playa cercana a Alejandría. Su padre había muerto y ella quedó totalmente desamparada.

Podía recordar sólo vagamente su vida hasta entonces, ya que la experiencia del naufragio, y el haber estado expuesta a las inclemencias del mar, la habían dejado completamente exhausta. Mientras vagaba por la arena, una familia de tejedores la encontró. A pesar de ser pobres, la llevaron a su humilde casa y le enseñaron su oficio. De esta manera, ella inició una segunda vida y en el lapso de uno o dos años volvió a ser feliz, habiéndose reconciliado con su suerte. Pero un día, estando en la playa, una banda de mercaderes de esclavos desembarcó y se la llevo, junto con otros cautivos.

A pesar de lamentarse amargamente de su suerte, no encontró ninguna compasión por parte de ellos, quienes la llevaron a Estambul y la vendieron como esclava.
Por segunda vez, su mundo se había derrumbado. Ahora bien, sucedió que en el mercado había pocos compradores. Uno de ellos era un hombre que buscaba esclavos para trabajar en su aserradero, donde fabricaba mástiles para barcos. Cuando vio el abatimiento de la infortunada Fátima, decidió comprarla, pensando que de este modo, al menos, podría ofrecerle una vida un poco mejor que la que habría de recibir de otro comprador.

Llevó a Fátima a su hogar, con la intención de hacer de ella una sirvienta para su esposa. Pero cuando llegó a su casa, se enteró de que había perdido todo su dinero al ser capturado un cargamento por piratas. No podía afrontar los gastos que le ocasionaba tener trabajadores, de modo que él, Fátima y su mujer quedaron solos para llevar a cabo la pesada tarea de fabricar mástiles.

Fátima, agradecida a su empleador por haberla rescatado, trabajó tan duramente y tan bien, que él le dio la libertad y ella llegó a ser su ayudante de confianza. Fue así como llegó a ser relativamente feliz en su tercera profesión.

Un día, él le dijo:

– Fátima, quiero que vayas a Java, como mi agente, con un cargamento de mástiles; asegúrate de venderlos con provecho.

Ella se puso en camino, pero cuando el barco estuvo frente a la costa china, un tifón lo hizo naufragar y, una vez más, se vio arrojada a la playa de un país desconocido. Otra vez lloró amargamente, porque sentía que en su vida nada sucedía de acuerdo con sus expectativas. Siempre que las cosas parecían andar bien, algo ocurría, destruyendo todas sus esperanzas.

– ¿Por qué será – exclamó por tercera vez- que siempre que intento hacer algo, se malogra? ¿Por qué deben ocurrirme tantas desgracias?

Pero no hubo respuesta. De manera que se levantó de la arena y se encaminó tierra adentro.

Ahora bien, sucedía que nadie en China había oído hablar de Fátima ni sabía nada de sus problemas. Pero existía la leyenda de que un día llegaría allí cierta mujer extranjera, capaz de hacer una tienda para el emperador. Y puesto que en aquel entonces en China no existía nadie que pudiera hacer tiendas, todo el mundo esperaba el cumplimiento de aquella predicción con la más vivida expectativa.

A fin de estar seguros de que esta extranjera, al llegar, no pasara inadvertida, los sucesivos emperadores de China solían mandar heraldos una vez por año a todas las ciudades y a todas las aldeas del país, pidiendo que cada mujer extranjera fuera llevada ante la Corte.

Fue justamente en una de esas ocasiones cuando Fátima, agotada, llegó a una ciudad costera de China. La gente del lugar habló con ella por medio de un intérprete, explicándole que tenía que ir a ver al emperador.

– Señora – dijo el emperador cuando Fátima fue llevada ante él – ¿sabéis fabricar una tienda?

– Creo que si – dijo Fátima.

Pidió sogas, pero no las había. De modo que, recordando sus tiempos de hilandera, recogió lino y fabricó las cuerdas. Luego pidió una tela fuerte, pero los chinos no tenían la clase de tela que ella necesitaba. Entonces, utilizando su experiencia con los tejedores de Alejandría, fabricó una tela resistente para hacer tiendas. Luego vio que necesitaba los palos para la tienda, pero no existían en el país. Entonces, Fátima, recordando cómo había sido enseñada por el fabricante de mástiles en Estambul, hábilmente hizo unos sólidos palos. Cuando estos estuvieron listos, se devanó los sesos tratando de recordar todas las tiendas que había visto en sus viajes; y he aquí que una tienda fue construida.

Cuando esta maravilla fue mostrada al emperador de China, le ofreció a Fátima dar cabal cumplimiento a cualquier deseo que ella expresara. Ella eligió establecerse en China, donde se casó con un atractivo príncipe, y donde, rodeada por sus hijos, vivió muy feliz hasta el fin de sus días.

Fue a través de estas aventuras como Fátima comprendió que lo que había parecido ser, en su momento, una experiencia desagradable, resultó ser parte esencial en la elaboración de su felicidad final.

En “Cuentos de los derviches” Idries Shah.

Anuncios

No quiero hablar de mí
sólo decir
que viajaría quilómetros
para caminar por lugares ‘diferentes
tomar una taza de café
en bares donde nadie me conoce
ver el humo caliente desprendiéndose
hacia la luz de la tarde

decir que busco en esos bares
una mujer
que cuando
sacuda su cabello
provoque tormentas en el mar

o que simplemente
soy lo que no soy

Pero no quiero hablar de mí

 

 

Gabriela Sánchez (heterónimo de Jorge Accame)

Liberación deseada

Qué gran cosa es
si llegamos de afuera
y en nuestros ojos
al venir, traemos
el vuelo de la paloma.
Si traemos también
en el yugo del alma
el suspiro de la libertad
y en nuestra piel
la salud del viento.

 

Sãso potapy

Tuichaite mba’e niko
pe okágui jajúrõ
ha ñande resápe
jaru jajukuévo
pykasu veve. Jarurõ avei
ñane ánga sãre
sãso pytuhê
ha ñande pirére
yvytu resãi (2002: 48).

 

 

 

 

Lo que pasa en el viaje

Peregrinemos a la ciudad sagrada
dijiste, y juntos emprendimos
la marcha por la flora fabulosa del puma
y el camino que ondula sobre el risco.

En la vieja, viejísima montaña
contemplaste el imperio absoluto, no del inca,
no de la piedra hincada por el hombre
sino de la maleza y de los vientos.

Eras una figura majestuosa
contra el vuelo del día.
Todo el brillo del mundo entre las cumbres.

Descendiste veloz para postrarte
en las torres del templo abandonado
y comprender la lengua de los dioses.

La distancia te fue empequeñeciendo.

Muy pronto se adueñaron del aire
y de mis ojos los cóndores.

 

Los temas de peso

Después de varios años dedicados a la minucia,
al enfermante relevamiento de los detalles,
decidí abocarme a los temas de peso:
el amor, la política, la trascendencia, la gloria.
Finalmente convencido de que el mundo
era más amplio que mi departamento
compré una pila de tarjetas magnéticas
y salí a recorrer la ciudad en colectivo
atento al paisaje y al rumor sordo
en el que se convertía la parla simultánea
de mis contemporáneos. La bruma gris
que se levanta en los barrios de la quema
y la otra, prístina, que emerge rosa del agua
del río león, envolvían mis paseos en un aura
de ensueño y todo se aparecía corrido
de su justa dimensión.

 

Martín Prieto, en revista Hablar de poesía

Es fácil observar que un día comienza con lluvia, sólo para
volverse soleado por la tarde, que un pino permaneció en un
lugar en particular o anotar el nombre de un recodo del río.
Esto es lo que se escribe en los diarios para anotar el valor de
nada que no sea mirar con ojos inmediatos.

 

 

Matsuo Bashõ, Senda hacia el interior y otros escritos

Extraído de Diario del Delta, Alicia Genovese.

(tomado de Memoria de los vientos)

El Sol es un astro indispensable para los habitantes de este planeta. No solo nos da luz y calor, sino que además nos permite orientarnos. Con su salida y su puesta, el Sol nos señala el este y el oeste y a mediodía, el norte y el sur. Ligada a los cuatro puntos cardinales está la rosa de los vientos, que determina treinta y dos rumbos posibles. A cada rumbo corresponde un viento, con su nombre a propósito y personalidad propia. De esta forma, Levante es el viento del este y recibe este nombre porque viene de oriente, de donde se levanta el Sol. En otros casos, la relación nombre-procedencia puede resultar mucho más confusa; el viento del noreste recibe el nombre de Gregal que indica su procedencia de Grecia. Y el Lebeche, que sopla del suroeste, tiene su origen en Libia. Proponemos en este punto un sencillo experimento. Sitúese una persona en cualquier punto de la geografía española y compruebe si Grecia queda al noreste y Libia al suroeste.

Esta aparente incoherencia tiene una lógica explicación. La forma de nominar los vientos ha tenido como referencia un determinado punto del Mediterráneo. A este punto geográfico se le llama la cuna de los vientos y en él la dirección y el nombre de los vientos coinciden. Para encontrarlo debemos buscar un lugar en el que Roma quede al noroeste, Grecia al noreste, Siria al sureste y Libia al suroeste. El resultado es un punto a medio camino entre Malta y Creta, justo donde el meridiano 20 se corta con el paralelo 36.

Los vientos del mundo

Tan sólo en japonés antiguo hay más de dos mil palabras para dar nombre a los vientos y a sus variedades. A lo largo del mundo sus nombres cambian, en ocasiones, el mismo viento vive en lugares diferentes bajo distintos nombres, y otras veces los vientos se prestan el nombre y siendo distintos usan el mismo.

Su variedad es inmensa, vendavales, rachas, galernas, tormentas, ráfagas, huracanes por su forma. Del este, del sur, del norte, variables por su dirección. Catabáticos, fóehn, marinos, por su formación. Sus nombres son tan escurridizos como el mismo viento.

Abrego. Viento templado y húmedo que sopla en Andalucía, Extremadura y las dos Castillas.

Abroholos. Ráfagas que soplan de Mayo a Agosto entre el cabo de Santa Ana y Cabo frío en la costa de Brasil.

Aajej. Torbellino de aire que se produce en el sur de Marruecos.

Albornez. Viento de noronoreste a noreste que sopla en el golfo de Valencia entre los meses de abril y septiembre.

Alisios. Vientos que soplan sobre el atlántico de manera bastante constante. Se originan en los trópicos entre los 30-35º de latitud y se dirigen hacia las bajas presiones ecuatoriales. El movimiento de rotación de la tierra los desvía hacia el oeste y por esa razón soplan del nordeste al sudoeste en el hemisferio norte y en dirección contraria en el hemisferio sur.

Alm. Viento catabático en Yugoslavia en la región del Karst.

Al-qabul. Viento del oeste que sopla en Arabia y del que se ha derivado la palabra alquibla.

Altano. Viento que sopla alternativamente desde la tierra al mar y del mar a la tierra.

Apeliotes. Viento del suroeste que hace madurar los frutos y el trigo.

Aqilon. Viento del Norte. También se ha llamado así al polo norte.

Arashi. Viento de tormenta en Japón.

Arifi. Variedad del siroco que sopla en el sur de Marruecos.

Asifa. Tormenta circular tropical en el golfo de Arabia.

Aspro. Brisa templada en el sur de Francia.

Auge. Viento polvoriento que sopla estacionariamente en California.

Austru. Viento del este frío en invierno, seguramente de efecto Föehn en el bajo Danubio.

Austro. Nombre que en Grecia se le daba al viento del sur cálido y húmedo.

Autan. Viento descendente en las montañas Corbières, en el sur de Francia en las proximidades de los Pirineos, que contrarresta al frío Marín.

Aziab. Viento húmedo y caliente en el Mar Rojo.

Bad-i-sad-o-bist-roz. Viento caliente y seco del norte o noroeste que sopla de junio a septiembre en Irán y Afganistán, que se conoce popularmente como el viento de los ciento veinte días.

Baguio. Tormenta tropical circular en Filipinas.

Bali. Corriente fuerte de viento en Java.

Barat. Fuerte viento noroeste en el norte de la costa de las Islas Celebes que sopla entre diciembre y enero.

Barbero. Viento frío cargado de trocitos de hielo, que cubre el pelo y las barbas rápidamente, por lo que recibe este nombre, su dominio es el mediooeste de Canadá y Estados Unidos.

Barine. Vendaval del oeste que sopla a veces desde el mar en la costa de Venezuela.

Bayomo. Violenta tormenta del norte asociada a fuertes truenos, en las estribaciones de Sierra Maestra en Cuba.

Belat. Viento frío del norte, cargado de arena en Oman y la costa de Arabia Saudi.

Berg. Viento catabático caliente y seco que sopla en suráfrica.

Bhoot. Pequeño viento del diablo en la india.

Biliku. Viento seco del noreste asociado al monzón en las islas Andaman.

Biruji. Viento muy frío.

Bise. Viento frío y seco del noreste que viene acompañado de pesadas nubes y bajas presiones en la región del Languedoc, en Francia.

Blaast. Corriente fría en Escocia.

Black Roller. Tormenta de polvo en el oeste de Estados Unidos.

Blizzard. Viento frío del norte o noroeste acompañado de tormenta de nieve, que sopla en las latitudes más altas y en las tierras árticas.

Boefiku. Corriente del noreste que sopla en Japón.

Bofu. Tormenta en Japón.

Bohorok. Viento seco y tibio catabático en Sumatra.

Bora. Viento frío que sopla desde la llanura húngara hasta el Adriático.

Boreas. Viento del norte que trae el frío invernal, en su origen el nombre significaba viento de las montañas.

Borasco. Viento borrascoso con tormenta de truenos en el Mediterráneo.

Bornan. Viento sobre el lago Ginebra ,que procede del Valle del Drause.

Braw. Viento descendente en las Islas de Escocia.

Breva. Viento del norte que se siente a la caída de la tarde en el lago Como, en Italia.

Brickfielder. Viento del suroeste seco y caliente en el área de Nueva Gales del sur y Victoria en Australia.

Brisa. Viento temporal del noreste en la costa oeste de Sudamérica.

Broboe. Corriente de viento seco del sureste en Sulawesi.

Brochina. Vientecillo que sopla del Moncayo, en Aragón.

Bruschcha. Viento frío del noroeste en el valle de Besgell en Suiza.

Buran. También llamado Purga en Rusia donde en el invierno sopla desde el noreste.

Búster. Viento del sur caliente y húmedo que sopla en el oeste de Australia.

Cacimbo. Viento frío del suroeste que la corriente Benguela provoca en la costa de Angola entre julio y octubre.

Calma. Fuerza cero, ausencia del viento.

Cantalaise. En la llanura de Aubrac, Francia, viento frío y violento que arrastra nieve.

Cabo Doctor. Corriente fría del viento del sureste que entre diciembre y marzo barre las nubes de Cape Town.

Carabinera. Denominación popular que se da a las tormentas en algunos lugares de España.

Cecias. Viento del noreste frío, arroja el granizo y es representado con un anciano barbudo.

Céfiro. Viento de poniente o de dirección oeste.

Challiho. Viento del sur fuerte que precede en la India la llegada del monzón del sur.

Chergui. En Marruecos es el viento seco y caliente, uno de los nombres del siroco.

Chi´ng fung. Brisa muy suave en China.

Chinook. Viento de tipo Föehn que puede provocar en pocos minutos una importante subida de temperaturas. Sopla en las montañas rocosas donde habitaba la tribu india del mismo nombre.

Chirada. Sopla durante la estación del monzón, de noviembre a abril, en las Islas Marianas, en el Pacífico.

Chocolatero. Tormenta caliente de arena en el Golfo de México.

Chom. En Argelia el viento seco del sur.

Chubasco. Tormenta corta y violenta que se produce entre mayo y noviembre en el golfo de California y la costa del Pacífico en México.

Churada. En las Islas Marianas, fuerte tormenta con lluvias que se produce de enero a marzo.

Chaw. Nombre que se le da en ocasiones a la brisa en Gales.

Cierzo. Viento del valle del Ebro frío y seco.

Cockeye. Fuerte tormenta de viento y truenos que entre septiembre y marzo asola el noroeste de Australia.

Colla. Nombre que reciben las tormentas en Filipinas.

Collada. Viento fuerte del norte en el golfo de California.

Concón. Viento terral en la costa del Pacífico.

Contrastes. Vientos que soplan desde direcciones opuestas en el mismo día en el Mediterráneo.

Contraalisios. Corriente de aire que circula en la parte alta de la atmósfera en dirección opuesta a los alisios.Tiene dirección noreste en el hemisferio norte y sureste en el hemisferio sur.

Cordonazo. Viento huracanado de la costa oeste de México, asociado a los ciclones tropicales del océano Pacifico Norte.

Coronel. Brisa nocturna desde tierra que sopla cerca del extremo sur del golfo de California.

Creithleag. Nombre que recibe la suave brisa en Irlanda.

Criador. Viento que arrastra una lluvia menuda en el norte de España.

Crivetz. Viento muy frío del noreste que arrastra trocitos de hielo en Rumania.

Cuarenta rugientes. Corrientes de aire marino que dominan en los cuarenta grados de latitud.

Datoo. Brisa de dirección oeste procedente del mar en Gibraltar.

Dchaqui. Uno de los innumerables nombres del Habob en Sudán.

Descuernacabras. Viento frío y fuerte del Norte.

Diablo. Versión del viento de Santa Ana que sopla en el norte de California.

Doctor. Nombre que recibe la brisa en el Africa Oeste aunque a veces también se le llama Harmatan.

Dogoda. Nombre que le dan los habitantes de los países eslavos a la brisa suave del oeste.

Doinionn. Viento fuerte y con lluvia en Irlanda.

Drinet. Viento frío de montaña en Rumania.

Duster. Viento que arrastra polvo en Estados Unidos.

Easter. Viento catabático en Oregon.

Elefanta. Fuerte corriente sur-suroeste que sopla entre septiembre y octubre y marca el final del monzón en la costa Malabar.

Eliseos. Corriente del este en España.

Elvegast. Viento frio y seco que azota desde el este en invierno la costa noruega.

Erh chi, chi fung. Viento del Norte en China y Mongolia.

Este. Viento de muy mala reputación, frio en invierno y caliente en verano que sopla en Europa y el medio oriente.

Etesios. Vientos frios del noroeste que a veces refrescan los mediodías de verano en Grecia y Turquía.

Euro. Viento del Este, dio su nombre a Europa. Trae calor y lluvia y se suele representar con una vasija derramando agua.

Fakatiu. Viento del noroeste en la Melanesia.

Feh. La delicada brisa de Shangai.

Flakt. Brisa suave en Suecia.

Flauwe. Brisa en Holanda.

Frisk. Tormenta de viento y lluvia en Suecia.

Fuga. Viento muy fuerte que asola la península de Crimea.

Fung Chiao Hsueh. Viento del Noreste en China.

Galerna. Fuerte corriente fría y tormentosa en el golfo de Vizcaya. Más frecuente en primavera y otoño sopla en dirección oeste noroeste.

Gallego. Viento frio del norte en España.

Garbín. Viento del suroeste que sopla en los veranos de la costa atlántica española.

Garmsal. Viento seco y arenoso que sopla en el Turkestan.

Garví. Uno de los nombres del Siroco en Argelia.

Gending. Viento catabático de Java.

Geneva. Viento del sur con lluvia en el cantón suizo del mismo nombre.

Gergui. Tormenta de arena que sopla desde el sur en Argelia.

Gerona. Viento seco del tipo siroco que sopla en España.

Gharbi. Viento del sur cargado de tierra roja que provoca lluvias en Francia, España, Italia y Grecia.

Ghibli. Viento del desierto de tipo siroco que sopla en Túnez.

Gregal. Viento muy fuerte del noreste que sopla en otoño desde los Balcanes, coincidiendo con las altas presiones sobre Europa central.

Grenoble. Viento lluvioso del sur de Francia.

Habob. Viento fuerte con tormenta de arena o polvo en el norte y centro del Sudán, especialmente en Hartum. Sopla unas veintiuatro veces al año. Su nombre deriva de la palabra Habb que significa viento.

Halmiak. En la costa yugoslava viento catabatico.

Halne. Vientos de las montañas de Tatra en Checoslovaquia.

Halny. Viento caliente en Polonia.

Harmattan. Viento seco que arrastra polvo, sopla desde el desierto del Sahara a través del golfo de Guinea y las islas de Cabo Verde. Se le atribuyen propiedades curativas y se le llama “doctor” como en sudafrica.

Haur. Viento del este en el norte de Africa.

Hawa Janubi. En la península arábiga, viento del sur.

Hawa Shimali. El viento del norte en la península arábiga.

Hayate. Tormenta en Japón.

Helm. Fuerte corriente del norestre en Cumberland, Inglaterra.

Hokuto. En Japón viento del noroeste.

Howler. Corriente del oeste en torno a las latitudes cincuenta.

Hupe. Brisa fresca de tierra en Tahiti.

Huracán. Tormenta circular trópical en el Caribe y el Atlántico Norte, que alcanza la fuerza doce, más de 115 Km por hora. Su nombre procede del dios maya de las tormentas Huracán.

Ibe. Vientos descendentes de las montañas del Caucaso.

Imbat. Brisa del mar en el Norte de Africa.

Inverna. Viento catracteristico de la última hora de la tarde en el Lago Maggiore en Italia.

Iseran. Viento frío del norte en los Alpes Franceses.

Jasna Bura. El “Brillante bora” viento catabático en Croacia.

Jaloque. Nombre que recibe el viento del sudeste en algunos lugares de España.

Jauk. Viento descendente en la región de Karawanken en los Balcanes.

Jura. Viento frío que se produce en las estribaciones de los montes del mismo nombre.

Kabeyun. Viento del oeste, el “Padre de los vientos” para los algonquinos.

Kadannek. En Groenlandia viento del sureste.

Kadja. Brisa del mar en Bali.

Kai. Viento del sur en China.

Kamazaka. Viento frio y seco en Japón, del que se asegura que corta como un cuchillo.

Kapalilua. Brisa marina en Hawai.

Karaburu. Tiene el mismo efecto que el föehn europeo. Sopla en la llanura de Asia Central, caliente y seco viene del desierto del Gobi. Estos vientos calientes se denominan popularmente en todo el mundo vientos del diablo.

Karajol. Viento del oeste que sopla en la costa búlgara y normalmente trae lluvias que duran tres días.

Kasikazi. Monzón del noreste en el África del este.

Kaus. Brisa del mar que trae las lluvias de primavera al golfo pérsico.

Kawaihae. Tormenta de viento en Hawai.

Kawakaze. El viento del río en Japón.

Khamsin. Viento ardiente del sudeste que sopla en Egipto.

Kharif. Tormenta de arena en Somalia y Yemen.

Kibibonokka. Nombre que recibe el viento del norte entre los algonquinos.

Knik Wind. Viento fuerte del sureste que sopla algunas veces en invierno en Alaska.

Klod. Viento cálido que desciende de las montañas en Bali.

Kogarashi. Viento invernal del norte que sopla de octubre a noviembre y arranca las hojas de los árboles.

Kohilo. Brisa suave en Hawai.

Kokaze. En japonés viento pequeño.

Kochi. Viento del este.

Kolawaik. Viento del sur en la zona del gran Chaco en Argentina.

Kona storm. Vientos fuertes sobre las islas de Hawai, acarrea lluvías muy fuertes.

Koshava. Viento frío del noreste que desde el interior de Asia arrastra la nieve hasta Yugoslavia.

Kubang. Viento catabático en Java.

Kusi. Monzón del suroeste en el Africa oriental.

Kwat. Viento de las montañas en Xiamen, China.

Laâwan. Viento del oeste en Marrucos, su nombre significa el que ayuda.

Lakawa. Viento del este en el gran Chaco Argentina.

Landlash. Tormenta de viento en Escocia.

Leste. Viento seco en Madeira y las Canarias.

Leung. Viento frío del norte en la costa China.

Levante. Viento muy fuerte del este que sopla en el estrecho de Gibraltar.

Leveche. Variedad del Siroco que trae arena del desierto del Sahara y sopla en la costa Mediterránea.

Maestro. Viento noroeste que sopla sobre la costa del Adriático Córcega y Cerdeña.

Libeccio. Brisa del suroeste en Italia.

Ljuka. Viento descendiente en Yugoslavia.

Lombarda. Viento cambiante, normalmente templado, pero a veces frío en los Alpes franceses.

Matanuska. Viento del noreste en Alaska.

Maestral. Viento fuerte y frío del golfo de Genova.

Maestro. Viento fuerte del norte que sopla en los veranos del Adriático oeste.

Maledetto. Viento descendente en el norte de Italia.

Maloja. Viento descendente que sopla en el paso del mismo nombre en Suiza.

Mamatele. Viento caliente del noroeste en Malta.

Maoifung. Corriente del noreste en China.

Marin. Viento húmedo del sureste que trae fuertes lluvías a Francia.

Matiniere. Fortísimo viento de montaña que agita las mañanas de los Alpes.

Mato wamiyomni. Nombre que dan los Ogala-Dakota a los torbellinos.

Matsubori. Viento que sopla en Japón, conocido como el viento secreto.

Matsukaze. Sonido de la brisa ligera entre los pinos, en Japón. Es costumbre ir a los bosques a escucharlo en las tardes de verano.

Mbatis. Brisa ligera de la tarde de verano en Grecia.

Medina. Viento que sopla desde tierra en Cadiz.

Mediodía. Viento de componente sur.

Melamboreas. Viento del norte del tipo del mistral, en Provenza.

Meltemí. Viento del noresete que sopla al mediodía en los otoños del Egeo.

Mezzer-ifolloussen. Viento frío del sureste, que sopla en Marruecos, y que los bereberes conocen como “el que despluma las gallinas”.

Midi. Viento del suroeste portador de lluvias del Jura y los Alpes.

Minuano. Viento frío en Brasil.

Mistral. Viento frío y seco que sopla en el valle del Garona.

Molan. Viento descendente en los Alpes franceses.

Mónçao. Corriente del noreste en Portugal.

Monzón. Viento que sopla estacionalmente caracterizado por cambiar de dirección a la diametralmente opuesta. Su nombre deriva del vocablo arabe “mausin” que significa estación.

Montagnère. Brisa de tierra en las estribaciones del sur alpino.

Morget. Brisa nocturna de tierra sobre el lago Ginebra.

Mraçna Bura. “El negro bora”, viento catabático de Croacia.

Murwa. Nombre que recibe el viento del sur entre los Bavenda de Sudáfrica.

Myatel.Viento del noreste que arrastra tormentas en el norte de Rusia.

Naalehu. Brisa seca que sopla desde tierra en Hawai.

Naf hat. Fuertes ráfagas en el desierto de Arabia.

Narai. Viento frío del noreste en Japón, de procedencia siberiana.

Nashi-Nashi.Viento noreste que en invierno sopla en la costa de Irán en el golfo Pérsico, cerca de la entrada y que seguramente tiene una relación con los anticiclones de Asía central.

Nasim. Brisa suave en Arabia Saudí.

Nekrayak. Viento del noreste en Groenlandia.

Nevery. Viento muy fuerte y húmedo en Yugoslavia.

Nor’easter. Viento frío en Nueva Inglaterra.

Norther. Ola de aire polar en Texas, normalmente precedida de un viento tibio y húmedo del sur.

Norte. Viento fuerte y frío que sopla del noreste en Mexico y la costa del Golfo de México.

Nor´wester. Viento cálido que puede soplar durante días en Nueva Zelanda, desde los mares de Tasmania.

Noto. Viento cálido del sur que tras el solisticio de verano trae las tormentas del otoño. Se le llama destructor de las cosechas y a veces se confunde con el Austro y el Siroco.

Nowaki. Viento caliente procedente del mar que sopla en el otoño japonés.

Poniente. Viento del oeste que entra por la costa portuguesa y arrastra borrascas del Atlántico.

Oe. Remolino aislado en las islas Faroes.

Om. Tormenta de viento en Cantón.

Ojo de Buey. Corriente repentina que limpia los cielos de Nueva Escocia y el Cabo de Buena Esperanza.

Ora. Viento del sur que se levanta por las mañanas en el lago de Garda.

Orkan. Tormenta cerca del mar en Noruega.

Oroshi. Viento frío que sopla sobre la llanura de Kanto en Japón.

Ostria. Viento caliente del sur que sopla en la costa búlgara.

Ouari. Tormenta de arena y polvo que se produce en los veranos en Sudán.

Pali. Vientos fuertes que soplan en el paso de Pali cerca de Honolulu.

Pampero. Viento oeste o sudoste en el sur de Argentina.

Papagayo. Vientos del Pácifico muy violentos que soplan en las costas de Guatemala y Nicaragua. También se llaman Tehuantepecer.

Pei fung. Viento del norte en China.

Pittarak. Viento del noroeste en Groenlandia.

Poniente. Viento del oeste en las costas españolas.

Ponientada. Viento duradero que sopla desde el poniente.

Pontia. Viento frío y seco que se levanta por las noches en el valle del Rhon.

Poriaz. Viento frío del noreste que irrumpe en los veranos en el mar Negro y Bulgaría.

Powan-guartek. Viento del suroeste en Groenlandia.

Pruga. Viento frío y muy fuerte que sopla en Alaska.

Puelche. Viento descendente de los Alpes chilenos.

Purga. Viento muy fuerte y frío que arrastra nieve sobre Rusia.

Pyr. Viento descendente que sopla en el alto Danubio.

Raghieh. Viento frío del este que sopla en la costa de Siria.

Raikias. Viento frío del noreste en la costa turca.

Raki. En Melanesia viento del oeste.

Rebat. Brisa de la mañana que sopla desde el sur en el lago Ginebra.

Reffoli. Ráfagas de viento fuerte en el Adriático.

Reshebar. Viento húmedo y polvoriento que sopla del noreste, en el sur del kurditan. Calido en verano y frío en invierno.

Riesengebirg. Viento descendente en el este de Alemania.

Roetetrum. Viento descendente en Rumania.

Rok. Vendaval en Islandia.

Rrashaba. Viento negro y seco que viene del Caucaso en el Kurdistán.

Samiel. Viento seco y caliente que sopla sobre Turquia.

Santa Ana. Viento fuerte y caliente que sopla desde el sur de California.

Séguin. “El seguidor del sol”. Brisa diurna de la Provenza.

Seistan. Viento frío y fuerte que se mantiene durante cuatro meses seguidos en la provincia de Seistan en Irán.

Shamal. Viento que sopla del noroeste en verano sobre Irak y el Golfo Pérsico. Cae durante la noche.

Shamsir. Viento frío del norte en Irán.

Sharav. Viento del desiesrto seco y caliente en Israel y Palestina de efecto föehn.

Sharki. Viento del sureste que a veces sopla en el golfo pérsico. También se denomina así en Marruecos al viento seco y polvoriento, que aumenta las temperaturas y produce sequía. Sopla a finales de primavera y principios de verano.

Sharkiye. Viento frío del desierto en Libano.

Shawondasee. “El viento vago”. El viento del sur entre los algonquinos.

Siffanto. Viento caliente que sopla en Italia desde su “talón”.

Simoom. Viento muy caliente y seco, sofocante y polvorienteo que sopla a través de los desiertos de Africa, Arabia, Siria y los países próximos generado por el calor de las planicies de arena. Es uno de los vientos que remodelan las dunas. Sopla durante la primavera y el verano, y su nombre viene del árabe Samma que significa verano.

Siroco. Viento del sur Mediterráneo, en Africa es caliente y seco, pero cuando llega a Europa cargado del agua del mar se vuelve terriblemene húmedo y sofocante. Los dichos populares le atribuyen malas cualidades como ser capaz de trastornar a los animales y a los hombres.

Solano. Brisa del sureste en España que arrastra polvo de Africa. También se le atribuye la capacidad de trastornar a las personas.

Sonora. Viento de verano en el desierto de Arizona.

Soulèdre. Viento frío del noreste en Francia.

Soyokaze. Brisa muy suave en Japón.

Squamish. Viento frío y violento que sopla en la Columbia británica.

Steppenwind. Viento del noreste frío que sopla sobre Alemania.

Stikine. Fuertes ráfagas de viento del norte sobre la costa de Alaska.

Suertudo. Vendaval fuerte a veces con lluvía que actua en Argentina, Uruguay y Brasil en invierno. También se conoce como Suestada.

Suhaili. Viento frío y húmedo de dirección suroeste en el Golfo Pérsico.

Sukhovey. Viento tibio del este que arrastra arena, propio del desierto de Gobi.

Sumatra. Sopla en el estrecho de Malaca durante el monzón.

Surada. Golpe repentino de viento del sur.

Surazo. Viento fuerte y frío de las montañas en los Andes peruanos.

Sveszhest. Brisa suave en Rusia.

Taku Wind. Viento este noreste de octubre a mayo en las proximidades de Alaska.

Tramontana. Viento del norte que sopla en el Ampurdan, es húmedo y más frecuente en primavera y otoño.

Tuvalu. Viento que sopla de noviembre a marzo entre Hawai y Australia en los atolones de coral del Pácifico sur.

Vahaje. Viento muy suave.

Vardar. Cola de viento frío que sopla en el valle de Salónica en Grecia.

Vendaval. Viento del sudeste en el Valle del Guadalquivir y Cádiz. Racheado y húmedo sopla en primavera y otoño.

Viento de Bali. Viento del este fuerte que sopla en Java en el extremo este.

Viento casado y viento soltero. Vientos que soplan sobre el lago de Seliguer en Novgorod, Rusia. El viento casado se calma por la noche, pero no así el soltero que continúa soplando.

Viento de los 120 días. Viento de efecto föehn calido y seco del norte y el noroeste, que sopla en el valle del Helmand y en la cuenca del Sheistan en Afganistán.

Vientos de tempestad. Eolo los guardaba en sus establos y están representados como hombres en la torre de los vientos de Atenas.

Vientu les castañes. Viento caliente del sur que sopla en el otoño y arranca las últimas castañas y manzanas, por eso se denomina así en Asturias, en el valle del Nalón donde sopla con fuerza.

Westerlies. También conocidos como vientos de Ferrel. Son junto con los alisios, vientos de carácter planetario que representan el flujo dominante en latitudes altas y medias y marcan la divisoria de esta zona con la banda de los alisios.

White Squall o racha blanca. Corriente repentina que se nota en las aguas de los trópicos.

Whirly. Pequeña tormenta en la Antártida.

Williwaw. Viento tormentosoy terrible que desciende de las montañas al mar en las Islas Aleutianas, que se extienden desde Alaska a Siberia, en el artico. También se denomina así al viento de las mismas características que sopla en el estrecho de Magallanes. En ambos casos es muy témido por los navegantes.

Willy-Willy. Ciclón trópical del suroeste de Australia.

Xaloc. Viento del sudeste cálido y húmedo que viene del Sahara y sopla en las costas de Levante, Murcia y Baleares.

Yamaoroshi. Viento que viene de las montañas frío y violento. En el japonés tradicional hay más de dos mil palabras para designar el nombre de los vientos.

Zonda. Viento de efecto föehn que desde las estribaciones de los andes desciende sobre la llanura argentina.

Los vientos de las “Brujas” son vientos calientes y secos, ricos en iones positivos que provocan un aumento de las temperaturas y se dice que afectan al carácter de las personas, como el viento de Santa Ana o el Chinoock.

Los llamados “vientos del diablo” con frecuencia son los mismos que los de las “brujas”, generalmente calientes y con mala reputación como el Siroco o el Austral que sopla en Tolousse.

También a muchos vientos se les denomina “vientos negros” pero esta denominación parece más bien referirse a vientos muy fuertes y fríos, propios de las proximidades de zonas montañosas como los Balcanes, tal es el caso del Vardarac.

En algunas mitologías y literaturas populares, se habla también de los vientos “amargos” que vienen a coincidir con los que soplan por un largo espacio de tiempo como el Hamsim.