De la escritura (Roberta Iannamico)

Ritos (actuales, porque han ido e irán cambiando de acuerdo a circunstancias) lograr un rato de soledad. Hora de la siesta, chicos durmiendo o en la escuela. Preferentemente a la intemperie, a no ser que el clima sea muuuy adverso. Nunca compu, cuadernito de 24 para terminarlo pronto, berreta, para no tenerle ningún respeto, y un par de libros compañeros. birome que siempre cuesta encontrar una, y ese dar vueltas buscándola es ya entrar en escritura. Mate o te. Mayormente mate, a veces te de manzanilla. Puchito. Buscar un lugar, entre plantas o en la vereda nomás. Sentarme preferentemente en el piso. Silencio. Mirar un poco a mi alrededor (naturaleza en mi circunstancia actual, calle, humanos, si viviera en la ciudad) y un poco mi estado como persona y anotar algunas cosas, si eso me deja contenta ya está, a otra cosa mariposa.
Escribo más bien lo que va surgiendo. Aunque el plan está, trasciende la voluntad. Y es el tema que está en tratamiento y por el que se escribe, para “aclarar” o estudiar” o investigar” un tema del momento, o de siempre, digamos “tratar” un tema. Escribo cualquier pavada del momento para que se ablande la mano-cabeza y, si hay suerte, como en la pesca, termina saliendo el tema que necesitaba. Las lecturas… soy vaga, haragana para la lectura, me cuesta lo difícil, lo largo o lo que no me da placer, placer. Aunque a veces me pongo un poco estudiosa, de los temas universales. Soy vaga para lo largo, por eso he leído pocas novelas. Abandono libros incluso los que me encantan. Me gusta leer de a dos a veces. Cuando algo me gusta me fanatizo bastante pero después lo olvido.
Nunca retomo los textos. Ya no corrijo. Alguna vez lo hice y creo que me arrepiento. Escribo un poco de todo y después elijo los “presentables ” que parecen poemas, pero siempre dudo si no era mejor lo que quedo en el cuadernito.
La poesía se me aparece en forma de palabras directamente. Creo que de palabras que suenan a la vez que guardan un sentido. Como decían los hindúes sonido visible o imagen audible, no sé. La poesía me ayuda a pensar, a aprender, también me acompaña y me divierte, es la parte de mí que se expresa conmigo misma, a veces es tonta y vanidosa, o trágica y oscura, a veces estudiosa del mundo y esa es la que aliento, quisiera que me ayude a ser buena persona, que me acerque al amor. A, veces creo que le pido demasiado, que debería ser más humilde con respecto a la poesía, como soy con otras actividades como cocinar o cualquier otra actividad que practico. Lo que sí que me gusta y me deja bien escribir.

Roberta Iannamico, en La infancia del procedimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: