Viaje a Bizancio (Yeats – Padeletti)

I

Ese no es país para viejos. Los jóvenes,
uno en brazos del otro; los pájaros
-esas generaciones moribundas-,
en su canto; los mares
repletos de caballa, las cascadas
de salmón,
pez, carne o ave alaban, a lo largo
del verano,
lo que es engendrado,
nace y muere. Desdeñan, atrapados
en esa música sensual,
los monumentos del intelecto inmortal.
II
Un hombre viejo es una cosa vil,
un traje andrajoso en un palo, salvo que
bata palmas y cante, cante alto,
por cada andrajo de su vestidura mortal.
Pero allá no hay escuelas de canto, hay que estudiar
sus monumentos de magnificencia;
y por eso he cruzado los mares y he llegado
a la santa ciudad de Bizancio.
William Butler Yeats
Pedazo o fragmento, traducido por Hugo Padeletti
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: