Lo infinito en la finitud (Hugo Mujica)

Cada destino humano es único, único es su nombre, únicas las luces y las sombras de cada vida, única la huella que por siempre dejará sobre el rostro de la tierra. No obstante un elemento constante, un tema único en medio de todas las variaciones, hace que cada hombre sea distinto sin ser completamente diferente de todo otro hombre: cada niño o cada anciano es distinto de otro pero en la similitud que hace, de él, un niño si es niño o un anciano si es anciano. También y cuánto más, los caminos de Dios son infinitos cuando dialoga con el hombre, pero es el diálogo de lo infinito en la finitud, y es por eso que también en el abismo del alma humana encontramos un rostro afín a todo rostro humano.

 

En Camino de la palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: