Las huellas que me gustan (Arturo Carrera)

Me gustan las huellas duras que dejan los caballos en el barro y que después se secan y permiten que unos pájaros pequeñísimos aniden en los huecos de los bordes: las cachilas, descriptas por Hudson. Y las huellas más blandas, las de los camellos, en la arena, como la de los Reyes Magos. Y las huellas insolentes que aparecen en Las Nubes de Aristófanes, cuando el Saber Justo refiere que los efebos atenienses, una vez terminada su gimnasia en la playa, eran obligados a borrar las huellas de sus sexos, para no perturbar a los guerreros que venían a hacer sus ejercicios después de ellos… Pero la más impresionante es la huella acuática de una hoja que pasa en la corriente, entre otras hojas, que en realidad es una ranita flotando panza arriba. Y la huella de la lagartija, lucífuga, en la arena de la siesta. Huellas que crean la misma sensación deceptiva: ¿Hemos sido engañados? ¿O estamos participando de un engaño “selectivo”, como una incertidumbre de la ilusión -su mezcla de misterio, del juego?

Arturo Carrera, en El fantasma en la máquina – Entrevista a Arturo Carrera  (ustedleepoesia2.blogspot.com.ar)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: