El aparador (Arthur Rimbaud)

El aparador

 

Tallado en roble oscuro, un gran aparador
-tan viejo que ha tomado el aire de los viejos-
al abrirse derrama, con su sombra, un olor,
excitante perfume de los vinos añejos.

Lleno está del barullo de viejas antiguallas,
lencería olorosa, amarilla, de ajados
encajes de mujeres y niños, faramallas
de pañuelos de abuelas con grifones pintados

Es en él que se encuentran, dijes y medallones,
guardapelos, retratos, olor de secas flores
que al perfume de fruta barajan sus olores.

¡Oh aparador antiguo! Historias a montones
quisieras tú contar, cuando crujientas inciertas
lentamente y negras vas abriendo tus puertas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: