Poemas y manzanas

Poemas y manzanas
 

De tanto dejar los poemas

cerca de la frutera, 
una noche un poema seco
se contagió con el perfume
de una manzana, 
y manzana se volvió.
 
Cortar poemas como frutas
en la madrugada, 
eso si que es saludable. 
Luego, poner a tostar
la cáscara de los versos
y hacer un té
que haga dormir los miedos
que trepan por las sombras.
 
Martín Raninqueo (Poemas al Flautista)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: