Ngaï, ngaï, ngaï (Marcel Mauss)

Ngaï, ngaï, ngaï

 

En un rito de Aranda o Arunta (Australia Central) para obtener agua, mientras los actores levan a cabo penosas sangrías que simbolizan la lluvia, los coros cantan: “Ngaï, ngaï, ngaï…”. No sabríamos lo que quiere decir ese grito, ni siquiera que es una onomatopeya, si Strehlow no nos lo hubiera dicho, pues así se lo dijeron sus autores indígeneas, que la palabra imita al ruido de las gotas del agua al caer sobre la roca; es mmás, no sólo imita el ruido actual, sino que imita muy bien el de las gotas de la tormenta mítica que desencadenaron, en otro tiempo, los antepasados de los dioses del clan totémico del agua. Todo queda contenido en esa sílabam la palabra, el verso, el canto más primitivo sólo sirve en función de los comentarios que pueden hacerse en torno a su mística.

Marcel Mauss, En: Sociología y antropología, Tecnos, Madrid, p. 277

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: